Herramientas

Noticias

El derecho a la ciudad se trató en conversatorio

Destacar los derechos de la ciudadanía para vivir dignamente en espacios sanos y adecuados, fue el objetivo de la Superintendencia de Ordenamiento Territorial, Uso y Gestión del Suelo (SOT) y la Universidad Católica Santiago de Guayaquil (UCSG), con el Conversatorio "El derecho a la ciudad en tiempos de Covid-19: Impactos y vulnerabilidad en el sector rural ecuatoriano".

Freddy Soria Baste, intendente Nacional de Derecho a la Ciudad y al Territorio de la SOT, destacó que el ciudadano cuenta con el derecho a la participación ciudadana, a la transparencia de la información, el que se respalda en la Constitución vigente y puede ser apoyada por la SOT en el cumplimiento de lo establecido en las herramientas de ordenamiento territorial a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD).

Para el ponente Rafael Compte, el derecho a la ciudad se desprende de los derechos humanos, que se han obtenido tras una lucha social de años, como algo fundamental que invita a conectarnos. Un ejemplo de ello, dijo Compte, es lo que se debería lograr entre el trabajo informal ciudadano y el ornato urbano, el cual es priorizado por los municipios, aún por encima del derecho al trabajo.

Tanto Soria como Compte coinciden en instar a la población a hacer uso de las asambleas locales, audiencias públicas, consejo de planificación, barriales o parroquiales, haciendo uso de la silla vacía, mecanismos que permitirían la participación ciudadana en la toma de decisiones en la planificación territorial e incluso presupuestaria.

Adentrándose más a lo rural, Ricardo Pozo puso como ejemplo su trabajo de tesis en el cantón Puerto López, cuya población es dada a la pesquería, que vio en el avistamiento de ballenas jorobadas un nicho de negocio turístico de subsistencia, siendo todo en ese entorno informal, con un municipio de bajos recursos, carente de servicios básicos, pero que lucha por mantenerse, pese al detenimiento de la economía que se vive en el país y el mundo, debido al Covid-19.

Otra perspectiva fue la de Mónica Franco, docente de la UCSG, quien explicó que desde todos los ámbitos de la ciudad se aprende y se educa, sin embargo, mencionó que en su forma original, entro de los planteles educativos, los cambios han sido muy leves, no permite una correcta socialización, haciendo a las ciudades hipertextualizadas con ciudadanos que no están lo suficientemente preparados para decodificar los mensajes, las ideas de cada persona, de cada espacio, de ese gran flujo de información, lo que permite la corrupción que se vive hoy, aún en tiempo de pandemia, en la que todos han fallado, desde la familia.